Además de ejecutar a los detenidos, en los campos de Corea del Norte se los lapida post-mortem

Posted julio 20, 2017 3:20 pm by

Algunos, demasiado afectados, no pudieron arrojar su piedra al primer intento. “Otros reclusos, que vieron una oportunidad de mejorar su imagen ante los oficiales del campo, agarraron piedras muy grandes que tiraron con fuerza contra la cabeza de los cadáveres. Al final la piel de la cara de las víctimas se deshizo; de su ropa no quedó nada salvo unas hilachas ensangrentadas. Cuando me tocó el turno, las piedras se acumulaban al pie de las horcas”.