Con la mirada en Corea del Norte, Donald Trump llegó a Beijing en su primera visita a China