El Estado Islámico retomó parte de Bukamal, en Siria, y masacró a 25 soldados de Bashar al Assad