El inusual gesto de la Reina Isabel mientras esperaba al presidente Trump

Posted julio 14, 2018 4:02 am by

Poco dada a este tipo de gestos, la reina Isabel II miró a su reloj en varias ocasiones. El presidente Donald Trump no acababa de llegar y la reina se desesperaba. ¡Y con razón!

 

Había sol y calor de verano sobre el castillo de Windsor, donde los organizadores de la visita de Trump al Reino Unido habían acordado que el mandatario tomara un té con la soberana, en compañía de su esposa Melania Trump.

 

Pero Donald no llegaba, y la reina de 92 años, a quien no le gustan las tardanzas, se atrevía a levantar en varias ocasiones la manga izquierda de su vestido azul para revisar la hora en su reloj.

 

 

Al final, Trump y Melania llegaron, y se procedió al saludo protocolar, con banda de música y escolta militar de los Cold Stream Guards, una de las unidades del ejército más antiguas de Gran Bretaña.

 

No se sabe si el inquilino de la Casa Blanca se dio cuenta de su tardanza ni si se excusó ante la soberana, la más alta personalidad de la vida pública británica.

 

Tampoco ha trascendido a la prensa qué ocurrió durante o tras su encuentro con la Primera Ministra británica, Theresa May, como para que atrasara de esa manera.

 

 

Lo que sí queda claro es que los reporteros asignados para la ocasión y los miles de millones de ramales de las redes sociales se han hecho eco de esta pequeña pero significativa anécdota.

 

¡Porque a una reina no se le hace esperar! ¡Y mucho menos a la imperturbable Isabel II!

 

Sobre el encuentro en uno de los salones de Windsor y la ceremonia del té no han trascendido fotos ni videos.

 

A estas horas, Trump debería encontrarse ya en la vecina Escocia, donde realizará un viaje de carácter privado, antes de volar a Helsinki para reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin.

 

El presidente estadounidense deja atrás una breve visita que fue matizada por manifestaciones en su contra en varios puntos del país. En la londinense Trafalgar Square unas 100.000 personas se habrían dado cita para mostrar su desacuerdo contra las políticas del mandatario.

 

A las afueras del Castillo de Windsor también hubo expresiones de rechazo a Donald Trump.

 

Además, “Trump baby”, un enorme globo que se burla del presidente sobrevoló sobre Parliament Square, un acto de protesta que contó con la aprobación del alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, hijo de inmigrantes paquistaníes.