El poder de las Fuerzas ‘subterráneas’ de Kim Jong-un

Posted marzo 3, 2018 3:03 am by

“Hay una cantidad grande de instalaciones subterráneas bien protegidas. Además, cuando yo estuve en Corea del Norte, vi numerosos indicios de estas construcciones. Les gusta mucho construir bajo tierra”, aseveró el entrevistado.

Los norcoreanos empezaron a construir bajo tierra en la época de la guerra de Corea. De ahí la gran cantidad de estas instalaciones, reiteró el especialista.

Avión de ataque a tierra Su-25 (imagen referencial)En este sentido, si los estadounidenses realizan un ataque contra el territorio norcoreano y empiezan una guerra a gran escala, la situación será muy difícil, puso de relieve Lankov.

“Espero que esto no suceda. Espero que la Administración estadounidense emplee el sentido común y no comience la guerra. También confío en que no haya una escalada en caso de que [Washington] realice un ataque limitado. Sin embargo, el riesgo existe y es considerable”, planteó el analista.

A su entender, tal conflicto entre Washington y Pyongyang provocará numerosas bajas en todos los bandos.

“No tiene ni una posibilidad”

Las pistas de despegue y aterrizaje existen en otros países, como, por ejemplo, Taiwán, mientras las bases de submarinos existían en la Unión Soviética, en particular en Sebastopol. Esta base ahora funciona como un museo.

La construcción de instalaciones de este tipo es posible si un país dispone de mano de obra y experiencia suficiente.

No obstante, hay una pregunta sin respuesta, dijo Lankov.

No se lo pierda: La otra cara del ‘trabajo esclavo’ que enriquecía a Corea del Norte

“¿Cuál es la utilidad práctica de todas estas pistas de despegue subterráneas? Seamos honestos, en caso de guerra a gran escala, la aviación norcoreana no tiene ni una posibilidad. Hacer despegar a los aviones significa enviarlos a una muerte segura. Esto no tiene ningún sentido”, enfatizó.

“Es un hecho bien sabido si ustedes analizan las guerras de las últimas décadas. Si un país entraba en guerra contra Estados Unidos, trataba de esconder su aviación o enterrarla”, agregó.

Soldados estadounidenses (archivo)Según Lankov, lo mismo les sucede a los submarinos norcoreanos. Estos ‘se destacan’ por el enorme ruido que generan cuando navegan.

“No importa si están escondidos o no. Si zarpan, su destino será muy triste. Sin embargo, la situación con los sumergibles no es tan simple en comparación con la de la aviación [norcoreana]. Los submarinos sí tienen ciertas posibilidades, mientras los aviones, no. Esto se debe al hecho de que la aviación de Corea del Norte ya está demasiado obsoleta”, concedió el entrevistado.

La mayoría de los aviones que están a disposición de Pyongyang fueron producidos entre 1950 y 1960. El país asiático posee un número grande de MiG-21, que realizó su primer vuelo a finales de 1950.

Más aquí: EEUU se prepara para una ‘guerra subterránea’

En otras palabras, el problema que obstaculizaría la invasión de Estados Unidos contra Corea del Norte no tiene nada que ver con la capacidad de Pyongyang de esconder sus aviones y submarinos bajo tierra, sino con otro tipo de instalaciones subterráneas, profundizó.

Factor disuasorio

Lanzadores de misiles balísticos intercontinentales del Ejército Popular de Corea del Norte“El problema mayor es la existencia de posiciones subterráneas de artillería, que se ubican a lo largo de la frontera con el sur, en particular en las inmediaciones de Seúl. La capital surcoreana se encuentra muy cerca al límite intercoreano. De ahí que la artillería pesada norcoreana puede alcanzar cualquier punto en la ciudad”, explicó Lankov.

La mayor parte de la artillería pesada, cuya cantidad se cifra en unos 300 cañones, se encuentra en búnkeres subterráneos bien protegidos, añadió.

“Es un problema muy serio. Mucho más grave que varias pistas de aterrizaje y despegue ocultas bajo el suelo. A diferencia de un avión, un cañón sí tiene posibilidades. En esencia, la presencia de una agrupación de artillería cerca de Seúl ha servido como uno de los mayores factores de disuasión desde los años 60”, detalló el experto.

La amenaza de un conflicto armado apareció en 1968, cuando un grupo de marineros norcoreanos capturó el buque espía estadounidense USS Pueblo.

Lea más: Tesoro bajo tierra en Corea del Norte

Las partes lograron evitar la guerra solo porque Seúl se ubicaba dentro del alcance de la artillería norcoreana. Entonces el comando militar norteamericano decidió no entrar en el conflicto, recordó el entrevistado.

“A partir de entonces, el número de cañones a disposición de Corea del Norte disparó y ahora están mucho mejor protegidos”, concluyó Lankov.