"El presidente (Trump) tuiteará lo que quiera" en China, donde las redes sociales están prohibidas

Posted noviembre 9, 2017 4:14 am by

Pese al férreo control de las autoridades chinas a las comunicaciones y la prohibición en el país de Twitter, Facebook y Google, el presidente Donald Trump no tiene pensado privarse de usar su cuenta de mensajería instantánea durante los dos días de visita al país.

“El presidente tuiteará lo que quiera”, aseguró este miércoles a la prensa un alto responsable de la administración estadounidense a bordo del Air Force One, antes de su llegada a Pekín, donde fue recibido por su homólogo Xi Jinping.

“Esa es su forma de comunicarse directamente con el pueblo estadounidense. ¿Por qué no? Mientras pueda acceder a su cuenta de Twitter”, señaló el funcionario que se mostró convencido de que “tenemos el equipo a bordo de este avión para que suceda”.

Una mujer camina frente a un poster sobre el Mar del Sur de China que di...

El asunto de Twitter es algo serio puesto que un mensaje considerado inadecuado por la cesura, “difamatorio” u “obscento”, puede conllevar penas de cárcel. Además, las autoridades también tienen potestad para cerrar blogs y páginas web consideradas inapropiadas.

Preguntado por la prensa el pasado viernes sobre la posibilidad de que el presidente estadounidense utilice su red social, el viceministro chino de Relaciones Exteriores, Zheng Zeguang, consideró que: “Los medios de comunicación del presidente Trump con el exterior no deben ser un motivo de preocupación”.

El mandatario, que fue muy crítico con China durante la campaña, utilizó Twitter para denunciar el excedente comercial chino o la supuesta inacción de Pekín frente a Corea del Norte, aunque nunca aludió a la situación de los derechos humanos en el país asiático, critican organizaciones como Amnistía Interancional.

La organización ha aprovechado la expectación que ha generado la visita (y si el mandatario tuiteará algo polémico) para recordar “cuatro cosas sobre las que no tuiteará Trump en China”, en referencia a la devolución por China de personas refugiadas norcoreanas, las noticias falsas y la censura, la situación de la minoría uigur y la liberación de los presos polícitos como Liu Xia (viuda del premio Nobel Liu Xiaobo).

Castigos por tuitear

El informe de Human Right Watch sobre la tortura china

En virtud de una ley adoptada por Pekín en 2013, los internautas pueden ser condenados a tres años de cárcel por un mensaje difamatorio compartido más de 500 veces, informa AFP. La ley también prevé penas de prisión para un mensaje que sea visto más de 5,000 veces.

Además, otra ley más reciente, aprobada en 2016 prohíbe la publicación de contenidos que atenten contra “el honor nacional”, “alterando el orden económico o social” o destinados a “derrocar el sistema socialista”.

En los últimos meses, las autoridades impusieron multas a los grandes grupos tecnológicos chinos por no haber eliminado contenidos declarados ilegales como la pornografía o la violencia.

China dispone de su versión nacional de Twitter, Weibo, una plataforma de microblogs que señala cuenta con más de 300 millones de usuarios activos cada mes.

Aunque Twitter suele ser un espacio para expresar opiniones, críticas y frustraciones, en el caso de China se puede pagar con pena de cárcel. El año pasado un hombre fue condenado a un año de prisión por criticar la reforma agraria en una cuenta de Weibo de la policía vial.