El Rusiagate complica más a Trump: su yerno admitió varios contactos con Moscú

Posted julio 25, 2017 1:26 am by

Salvo en los círculos de poder de Nueva York o Washington, pocos estadounidenses conocían la voz de ese hombre delgado de peinado prolijo, labios finos, tez intensamente blanca y cara de niño bueno incapaz de travesuras. Es que a Jared Kushner sólo se lo suele ver callado en algún costado de alguna conferencia de prensa, una reunión en la Casa Blanca o en la escalerilla del Air Force One. Pero hoy el yerno de Donald Trump, de 36 años, tuvo que salir de su mutismo y afrontar un día de intensa exposición pública, que incluyó un testimonio ante el Senado y una declaración a los periodistas en los jardines de la mansión presidencial por el cada vez más complicado “Rusiagate”. Kushner, que además de ser del círculo familiar es uno de los más influyentes asesores del presidente de los Estados Unidos, admitió haberse reunido cuatro veces con distintos funcionarios y personalidades rusas, aunque negó cualquier tipo de conspiración para que Moscú influyera en la campaña electoral en la que se impuso el magnate republicano.

El marido de Ivanka Trump hoy testificó a puerta cerrada ante el Comité de Inteligencia del Senado y mañana lo hará ante el mismo comité de la Cámara de Representantes. “Todas mis acciones fueron correctas y ocurrieron dentro del transcurso normal de los acontecimientos de una campaña electoral muy singular”, dijo Kushner en un inusual encuentro con la prensa en la Casa Blanca tras dar su testimonio en el Congreso.

Bien temprano por la mañana Kushner había dado a conocer el documento que presentaría ante los senadores y dijo que los contactos con el embajador de Moscú en Washington, Serguei Kislyak, entre otros, eran parte de su papel como nexo de Trump con gobiernos extranjeros. “No conspiré ni conozco a nadie de la campaña que conspirara con cualquier gobierno extranjero”, dice el texto. “No tuve contactos impropios. No usé fondos rusos para financiar mis actividades de negocios en el sector privado. He intentado ser totalmente transparente”, añadió en su primera declaración pública y detallada sobre el “Rusiagate”.

Los Comités de Inteligencia de las dos cámaras del Parlamento estadounidense, el FBI y el fiscal especial Robert Mueller están investigando si hubo complot entre miembros de la campaña de Trump (Kushner era uno de los principales asesores electorales) y funcionarios rusos para intentar influenciar en el resultado de las elecciones de noviembre, en las que el líder republicano se alzó como ganador.

Kushner está en el foco de las sospechas tras salir a la luz un encuentro suyo con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya (que luego se supo que trabajó en un juicio a favor de la ex KGB) durante la contienda electoral, en la que también participaron el hijo menor del presidente Donald Trump Jr. y el ex jefe de campaña Paul Manafort. Según admitió el propio hijo del presidente, él había accedido al encuentro porque le habían prometido darle material comprometedor sobre Hillary Clinton para perjudicarla en la campaña, hasta ahora la pista más evidente de que el círculo cercano al entonces candidato daba luz verde a que Rusia se metiera en la contienda.

Kushner describió sus cuatro contactos con los rusos. El primero fue una reunión con el embajador Kislyak al margen de un acto de campaña de Trump en abril de 2016. El organizador del evento le presentó a cuatro embajadores, entre ellos el representante de Moscú. Ninguna de las conversaciones duró más de un minuto, aseguró.

El segundo fue el encuentro durante la campaña electoral con la ya famosa abogada rusa. Kushner dijo que llegó tarde a la reunión y que se dio cuenta muy rápido de que la conversación era una pérdida de tiempo, sostuvo. El intercambio de correos electrónicos que llevó a esa reunión no lo leyó, aseguró. Era la parte más sensible del testimonio y pareció desligarse totalmente de la responsabilidad de la cita para pasársela al hijo de Trump, quien fue el que aparentemente organizó todo. “Kushner tiró a Donald Jr abajo del ómnibus”, titulaba ayer un analista en The Washington Post.

Kushner describió como tercer contacto una reunión con el embajador ruso en la Trump Tower después de las elecciones. El joven negó que en ella Kislyak propusiera un canal de comunicación secreto, como informó en mayo el Post. Como cuarto encuentro el yerno de Trump mencionó una reunión con el banquero ruso Serguei Gorkov, en diciembre en la Trump Tower.

El testimonio de Kushner y el próximo de Trump jr es un indicio de que las balas del “Rusiagate” caen cerca del presidente. Trump y Kushner comparten muchas cosas ya que Jared es también un millonario que heredó el imperio inmobiliario de su padre. Al joven también le gustan las torres y las transacciones riesgosas e incluso llegó a comprarse un semanario, el New York Observer.

El presidente parece cada vez más molesto con el “Rusiagate”. En un tuit por la mañana volvió a fustigar a su secretario de Justicia, Jeff Sessions. “Por qué las comisiones y los investigadores, y por supuesto el atribulado secretario de justicia, no están examinando las relaciones de la Deshonesta Hillary con Rusia?”, tuiteó Trump. En Washington ya comenzó a sonar el nombre de Rudolph Giuliani como su remplazante