Estados Unidos se enfrenta a “bomba ciclónica” invernal de proporciones históricas

Posted enero 5, 2018 1:56 am by

No han pasado seis meses desde que Estados Unidos se enfrentó a un desastre natural de proporciones extraordinarias, cuando los huracanes Harvey y María azotaron sus costas del sur, y ahora, en uno de los inviernos más fríos de los últimos años, la costa Este de ese país se está viendo cara a cara con una bomba ciclónica, una tormenta de nieve y viento que podría alcanzar proporciones históricas.

“No es una tormenta de nieve normal. Es una tormenta de nieve con vientos de gran velocidad que crean una situación grave”, dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Y es que según los meteorólogos, la tormenta que hoy tiene a la costa Este de Estados Unidos sumida en un espeso manto blanco que podría alcanzar los 30 centímetros, tiene una potencia de viento comparable a la de un ciclón.  

La tormenta Greyson, que ya causó la muerte de 11 personas y el cierre de los dos aeropuertos de la ciudad de Nueva York, se extenderá desde Florida hasta Maine, en la frontera con Canadá. Experimentar este tipo de frío extremo es poco usual en las costas más al sur. Un total de 41 millones de personas podrían verse afectados.

“La masa de aire ártico continuará fuerte sobre los dos tercios orientales del país hasta el final de la semana”, afirmó a través de Twitter el Servicio Nacional de Meteorología (NWS). Eso incidió en que se registraran “temperaturas muy frías y vientos gélidos peligrosos” en la zona.

El 2 de enero, el NWS informó que, a causa de este muro helado, se registraron nuevos mínimos que acabaron con récords mantenidos durante décadas. En Dayton, Ohio, los 25 grados bajo cero registrados pulverizaron la marca previa de 1898, y en Salisbury, Maryland, se rompió el anterior mínimo de 1918. Se prevé que Baltimore, Nueva York, Filadelfia y Washington también alcancen bajas temperaturas nunca antes registradas.

Ante la ola de frío, la institución ejecutó una campaña de orientación para la población afectada —los dos tercios orientales del país—, en la que advertía de la necesidad de realizar un seguimiento de la evolución de la tormenta.

En el estado de Georgia, el gobernador, Nathan Deal, declaró el estado de emergencia para 28 condados. Lo mismo hizo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien declaró en emergencia la parte sur de ese estado. Las ciudades de Nueva Jersey y Atlantic City también están en alerta, y los colegios públicos de Washington, Nueva York, Boston y Filadelfia permanecen cerrados.

En los próximos dos días lugares como Nueva Inglaterra experimentarán la peor parte de la tormenta, pues desde el norte bajará una corriente de viento frío del polo, que, unida al ya existente ventarrón, podría llevar las temperaturas a extremos fríos nunca antes registrados en esa región.