Este celador de parqueadero era realmente el ‘Pablo Escobar’ de España

Posted febrero 13, 2018 11:13 am by

La modesta fachada servía para que nadie sospechara sus acciones ilícitas. Usaba un concesionario gestionado por su esposa para lavar el dinero.

José Ramón Prado Bugallo, más conocido como ‘Sito Miñanco’, es uno de los narcotraficantes más importantes de la historia española. Comenzó a delinquir en 1980 y desde entonces ha sido un visitante asiduo del sistema penitenciario español.

Fue en la última estancia en la cárcel que Prado Bugallo ‘decidió darle un giro a su vida’ y abandonar sus negocios ilícitos. Gracias a su ‘nueva vida’, Miñanco salió de prisión bajo libertad condicional en 2015.

Entre los requisitos para mantener su libertad estaba: alejarse de cualquier ilícito, mantener un trabajo como encargado de los pagos de un parqueadero y dormir por las noches en un Centro de Inserción Social.

Todo apuntaba a que Prado estaba cumpliendo con los requisitos. Supuestamente este trabajaba de día en el parqueadero y de noche vivía en el centro designado.

Incluso la gente, que ignoraba su turbio pasado, veía en él una persona amable. Lo único que no cuadraba con esa vida eran los carros lujosos que manejaba, como lo comenta el dueño de un restaurante en el que Miñanco iba a comer regularmente.

La fachada poco le duró al narco. Las autoridades españolas descubrieron pistas que hacen pensar que estaba vinculado con una red de narcotráfico que enviaba cocaína a Italia, Holanda y Albania. Además, se supo que el narco nunca trabajó como recaudador de dinero en el parqueadero, que sospechosamente pertenece al abogado de Prado Bugallo.

Las autoridades también descubrieron que un concesionario de autos de lujo que gerenciaba la esposa del capo era una fachada usada para lavar el dinero producto del tráfico de drogas. Para dicho fin, se falseaban facturas de ventas fallidas para que pareciera que sí se habían realizado y así justificar las ganancias de los ilícitos.

Las investigaciones permitieron poner fin a la coartada de Miñanco, quien fue capturado en una lujosa mansión de un importante barrio de Galicia, España.

Miñanco ha sido varias veces comparado con Pablo Escobar, sobre todo por los muchos paralelos en la vida de ambos: el español comenzó a traficar con tabaco al igual que el narco paisa; Miñanco también compró con el dinero del narcotráfico un club de fútbol de su ciudad; y ambos usaron los beneficios otorgados por la justicia de sus respectivos países para seguir delinquiendo.

También vale recordar que durante la década de los 80, José Ramón Prado Bugallo tuvo contactos directos con el Cartel de Medellín, específicamente con Jorge Luis Ochoa.