Irán sobrestimó su poder en Siria

Posted mayo 14, 2018 7:07 am by

El intento de Irán de tomar represalias contra Israel lo llevó a subestimar gravemente la determinación de Jerusalem y dio como resultado una destrucción sin precedentes en su infraestructura en Siria.

El 10 de mayo, la Fuerza Aérea de Israel llevó a cabo ataques de precisión contra docenas de objetivos en Siria, incluidos los de la Guardia Revolucionaria Islámica Fuerza Quds. Israel estaba respondiendo a una andanada de 20 misiles que la CGRI disparó hacia los Altos del Golán.

Irán apostó en Siria; ahora muestra que su creciente influencia regional en realidad actúa como una restricción contra su capacidad para llevar a cabo ataques.

Desde los enfrentamientos en febrero en los que numerosos miembros del personal iraní fueron muertos en una base en Siria durante un presunto ataque israelí, Teherán ha prometido tomar represalias. Del mismo modo, en abril, nuevas redadas israelíes contra misiles y personal iraníes aumentaron la necesidad de Teherán de hacer algo para responder.

Sin embargo, el CGRI fue cauteloso porque tiene otros intereses en Siria, Líbano e Iraq que no quiere poner en peligro. Mientras el poder de Irán ha crecido en la región en los últimos años, en parte debido a milicias respaldadas por Irán que desempeñan un papel clave en la guerra contra el Estado Islámico en Iraq, y debido a la relación a largo plazo de Irán con el régimen de Bashar Assad en Damasco y Hezbolá en el Líbano: Teherán está en un aprietos por enfrentar a Israel. Mientras más crece el poder iraní y sus aliados, como Hezbolá, buscan involucrarse en instituciones de gobierno, más un conflicto entre Israel e Irán pone en peligro estos logros cuidadosamente manejados.

Irán es demasiado poderoso ahora para arriesgarse a una confrontación a gran escala con Israel.

Jerusalem ha aprovechado esto para obtener objetivos de oportunidad, como misiles, convoyes y otras amenazas que Irán no ha podido esconder en Siria.

Esta guerra oculta, en la que Israel ha dominado y que ha involucrado más de 100 ataques aéreos en cinco años, se ha incrementado a medida que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se acercaba más a la cancelación del acuerdo nuclear iraní.

Una de las preocupaciones centrales cuando Trump anunció que Washington estaba abandonando el acuerdo con Irán era que podría conducir a una nueva fase de conflicto en Medio Oriente.

El 8 de mayo, el ex secretario de estado John Kerry escribió que el anuncio de Trump “pone a Israel en mayor riesgo, empodera a los intransigentes de Irán y reduce nuestra influencia global para abordar la mala conducta de Teherán”.

El problema para Irán es que no ve sus objetivos en la región como mala conducta. En Iraq, las Unidades de Movilización Popular apoyadas por Irán, un grupo de milicias mayoritariamente chiítas, se han integrado como una fuerza oficial en las Fuerzas de Seguridad iraquíes.

Hadi al-Amiri, que trabajó con el CGRI en la década de 1980 cuando estaba en el exilio en Irán, ahora encabeza una facción llamada “Fateh” en Iraq. Espera que su grupo chiíta, la Organización Badr, que ayudó a luchar contra ISIS, juegue un papel aún mayor después de las elecciones del pasado fin de semana. Al igual que Hezbolá en Líbano, el modelo iraní en Irak es una combinación de milicia armada e influencia política, con connotaciones religiosas sectarias.

Irán quiere construir una red de organizaciones como Badr y Hezbolá, junto con el régimen de Assad, para consolidar su influencia en la región. Israel ve esto como una amenaza fundamental.

“El pulpo iraní está tratando de estrangularnos y romper nuestro espíritu”, advirtió en abril el ministro de Educación de Israel, Naftali Bennett.  El comandante del CGRI, Hossein Salami afirmó que las “manos de Teherán están en el gatillo y que los misiles están listos”.

El problema para Teherán es que no puede arriesgarse a un gran conflicto con Israel o arriesgarse a perder todo el trabajo que ha hecho para apuntalar al régimen sirio.

Desde 2011, cuando estallaron las protestas contra Assad, Teherán ha sido uno de los principales patrocinadores del régimen. Hasta 80,000 voluntarios han sido entrenados por Irán y Siria, algunos de ellos traídos desde lugares tan lejanos como Afganistán y Pakistán. Esta ha sido una inversión financiera masiva en un momento en que Irán se está recuperando de las sanciones del acuerdo con Irán y su moneda se cotiza en mínimos históricos.

Cuanto más construye e invierte Irán en Siria, más puede perder. Lo descubrió en las primeras horas del 10 de mayo, cuando Israel atacó numerosos objetivos iraníes, llevando a cabo sus operaciones más grandes en la historia reciente. Esto fue en respuesta al lanzamiento de 20 misiles contra Israel por las fuerzas iraníes en Siria. Los informes indicaron que “casi toda la infraestructura militar de Irán” en Siria fue alcanzada. Teherán calculó erróneamente y probablemente se dio cuenta de que debe pensar cuidadosamente sobre el uso de Siria como base de operaciones contra Israel.

Además de sobreestimar, un error importante en el pensamiento de Irán no ha sido tomar en cuenta el papel de Rusia en Siria. Rusia ha estado trabajando con Irán y Turquía para reducir el conflicto en Siria, tanto a través de conversaciones en Astana como de conversaciones trilaterales en noviembre de 2017 y abril de 2018. Además, Rusia ayudó a negociar un alto al fuego en el sur de Siria con Jordania, y los Estados Unidos en Julio de 2017 y Rusia han mantenido reuniones frecuentes con el primer ministro Benjamin Netanyahu para discutir la situación siria.

El lanzamiento de cohetes de Irán contra Israel amenaza con desestabilizar a Siria justo cuando el régimen tiene un respiro después de siete años de guerra civil. Del mismo modo, Rusia se opone a todo lo que pueda poner en peligro al régimen de Assad, dejando a Irán con menos opciones.

Por lo tanto, atacando a Israel desde Siria, Irán está arriesgando su relación con Rusia. Amenazar a Israel a través de proxys en el Líbano arriesga el estatus de Hezbolá, ganado con esfuerzo en el gobierno, recientemente adquirido nuevamente a través de elecciones en las que los aliados de Hezbolá tuvieron un buen desempeñp. Irak está demasiado lejos como para amenazar realmente a Israel, excepto al enviar milicias chiítas iraquíes a Siria. Además, Hamas se ha debilitado mucho en Gaza.

Habiendo sobreestimado su posición, Teherán ahora debe considerar que el conflicto con Israel y con otros países, como Arabia Saudita, no obra en favor de sus intereses. Por lo tanto, si quiere mantener su influencia, desescalará las crecientes tensiones cerca del Golán.