Las acciones hostiles de Estados Unidos contra México

Posted junio 3, 2018 8:07 pm by

Luego del inicio de la disputa comercial abierta por los Estados Unidos contra sus más tradicionales aliados, incluido México, la negociación del TLCAN está en punto muerto. Trump ha manifestado implícitamente su voluntad de optar por acuerdos bilaterales, lo que significa de facto una propuesta de fin del Tratado, lo que ha abierto una disputa de tres frentes para la Casa Blanca, Europa, Canadá y México.

La parte más débil somos nosotros por lo cual la posición del Gobierno de Trudeau es fundamental para mantener viva la presión por obtener un acuerdo trilateral. Los europeos por su parte también pueden hacer un papel positivo en ese sentido. Las perspectivas no son positivas para las próximas semanas, dada la cercanía de las elecciones presidenciales.

No parece probable que en el corto plazo se resuelva el diferendo, por lo que es vital que México prepare sus respuestas de corto y mediano plazo con responsabilidad política. En ese sentido llama positivamente la atención la declaración del candidato que encabeza la intención del voto en la elección presidencial, de respaldar al Presidente Peña hasta el fin de su mandato y evitar el desarrollo de una suerte poder paralelo en el periodo entre el 1 de julio y el 1 de diciembre de 2018.

Esto significa que México tendría una sola posición política hacia el exterior que evite fisuras y corre la puerta a negociaciones paralelas que podrían ser nocivas para los intereses nacionales. Con esta señal de respaldo político la parte mexicana tiene la difícil tarea de intensificar el cabildeo en Estados Unidos, concretamente en el Congreso y de hacer una labor conjunta con Canadá y la Unión Europea para coordinar las presiones.

Quizá una primera muestra será la reunión del G7 en Whistler, Canadá, en donde todos los ministros de finanzas y gobernadores de los bancos centrales han externado su desencanto con la decisión estadounidense, aislando así su posición proteccionista.

La cumbre será el próximo día 6 a la cual Canadá invitó como observadores a Argentina, Bangladesh, Haití, Jamaica, Kenia, Islas Marshall, Noruega Ruanda, Senegal, Seychelles, Sudáfrica y Vietnam en la lista de los estados escogidos para asistir a la cita por la nación anfitriona, que ocupa la presidencia del G7 este año. Canadá, Francia, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón e Italia integran esa selecta asociación de países industrializados, cuyo peso económico representa más del 64% de la riqueza global. Ahí se encontrará Trudeau con Trump. Ahí también estará Angela Merkel y Emanuel Macrón que han expuesto su rechazo a las medidas comerciales. En esa fecha puede sellarse el futuro del TLCAN sin la participación de México. Del resultado del encuentro y de las medidas económicas que se le sigan depende en gran medida la estrategia a seguir por nuestro país. Pero en todo caso vale la pena observar que en el caso del acero y el aluminio el problema de las distorsiones globales no se origina ni en Europa ni en Canadá o México, sino en la sobreoferta de China, con quién debiera enfocarse la disputa comercial.

Resulta inaceptable para México ser tratado como un adversario en el marco de una visión de aliado y socio comercial. Por eso es relevante mantener una posición sólida hacia el exterior y evitar que el proceso electoral nos debilite.

Las relaciones con Estados Unidos se han deteriorado a un grado tal que será necesario un ajuste, revisión, relanzamiento o punto de quiebre en la tensión que debe darse en el mediano plazo. Hay una guerra comercial y un desacuerdo en muchas áreas de colaboración bilateral.

Estamos frente a la necesidad de endurecer las posiciones y defender los intereses mexicanos de forma imaginativa. El momento de mayor tensión para la administración del Presidente Peña está por venir por las condiciones externas y por el proceso electoral. Parece que nos encaminamos hacia una transición política amenazada por la polarización interna y las amenazas de nuestros vecinos. Hora de demostrar patriotismo, responsabilidad e inteligencia.

  • Economía Internacional
  • TLCAN
  • Estados Unidos
  • Donald Trump