Mayor inflación, efecto secundario de la guerra de aranceles

Posted junio 1, 2018 2:01 pm by

La guerra de aranceles a nivel global desatada por Estados Unidos generará una serie de consecuencias en materia económica para México.

La implementación de aranceles entre México, Estados Unidos y Canadá puede llevar a que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se aplace, y provocar presiones para el tipo de cambio a la alza, para la inflación en México y las tasas de interés, coincidieron expertos consultados por Expansión.

Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México, lo advirtió este miércoles al presentar el informe trimestral del banco central: “Uno de los elementos de riesgo (para la inflación) pueden ser las medidas proteccionistas, las cuales son adversas, en particular para México”.

Los riesgos inflacionarios vendrían por dos vías: una mayor apreciación del tipo de cambio, que puede verse en el corto plazo, y la aplicación de aranceles, en el mediano plazo.

Lee: Trump se dio un balazo en el pie, considera Guajardo

La aplicación de aranceles por parte de Estados Unidos a México y Canadá, estuvo condicionada a llegar a un acuerdo en la renegociación del TLCAN antes del primero de junio. Pero al no haber acuerdo se cumplió la amenaza.

Esto generó una serie de reacciones de las economías involucradas en represalia, y crea incertidumbre sobre el comercio global, tal como lo conocemos. A su vez, la aplicación de aranceles puede contaminar la renegociación del TLCAN y abonar incertidumbre sobre su futuro, esto pone nerviosos a los mercados y presión en el tipo de cambio, explicó Ociel Hernández Zamudio, responsable de Research Rates and Credits de BBVA Bancomer.

En el corto tiempo, la apreciación del dólar afecta a México por el alza de precios de productos importados como la gasolina que se compra de Estados Unidos, consideró Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base.

México importa más del 60% de la gasolinas que consume de Estados Unidos. Tras la liberalización del precio de estos combustibles, el tipo de cambio es uno de los factores determinantes para establecer sus precios en México, mismos que tienen una importante incidencia (ponderación) en el comportamiento de la inflación general.

Cabe destacar que en los riesgos contemplados por el Banco de México para la inflación están: mayores tasas de interés externas, incertidumbre de la renegociación del TLCAN, choques en los precios de bienes agropecuarios y presiones al alza en los precios de energéticos como la gasolina.

En el mediano plazo, a las presiones para la inflación se uniría un incremento en los precios de los productos a los que México prevé aplicar a Estados Unidos, como medida de represalia por los aranceles al acero y aluminio mexicanos que puso el país del norte. Estos productos son: aceros planos, manzanas, arándanos, uvas, embutidos, carne de puerco y lámparas.

No obstante, los efectos inflacionarios por los aranceles en represalia afectarían más en el mediano plazo, en vista de que algunos sectores podrían absorber el incremento en los precios derivado del arancel, antes de trasladarse al consumidor final, explicó Ociel Hernández Zamudio, responsable de Research Rates and Credits de BBVA Bancomer.

Otro factor a considerar, para ver incrementos en los precios de estos productos, es la capacidad que tiene cada sector para abastecer el mercado con producción local, agregó Hernández.

“Si se mantiene esta guerra de precios se va a generar un incremento en costos, definitivamente, pero dependerá de cada sector, hay unos que tienen más holgura que otros para absorber los efectos”, dijo el especialista de BBVA Bancomer.

Presiones para tasa de interés

Una mayor inflación incrementa la posibilidad de que suba la tasa de interés de referencia, lo que a su vez inhibe la inversión, “es un panorama económico complejo”, comentó Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base.

Actualmente, la tasa de referencia del Banco de México se encuentra en 7.5%, su próximo anuncio de política monetaria está previsto para el 21 de junio.

Lee: Alumineros y lecheros rechazan aranceles de EU

Otro efecto que puede desatarse si perduran estas medidas, es una reducción en los envíos de acero mexicano a Estados Unidos. En vista de que el objetivo del presidente Donald Trump es proteger a la industria acerera en Estados Unidos y que no se pierdan empleos, explicó Alejandro Arzate Mejía, integrante de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México.

Buscar más mercados

“Al imponer aranceles a tus importaciones encareces los precios de estos productos en el mercado, en este caso el estadounidense, esto propicia que los consumidores prefieran productos finales nacionales o que usan insumos nacionales, pues al no aplicarle un arancel son más baratos que los productos que traes de otros países”, explicó Arzate.

Esto en el mediano plazo inhibiría el crecimiento de las exportaciones de acero y aluminio mexicano, y propiciaría que México busque otros destinos para exportar.

Cabe destacar que México es el cuarto proveedor a nivel mundial de acero de Estados Unidos. Mientras que más del 80% de la carne de cerdo importada para proveer al mercado mexicano proviene de Estados Unidos, detallan cifras de la Secretaría de Economía.

TLCAN

Rechazo