Opinión: autodestrucción del Gobierno de Trump, en marcha

Posted julio 29, 2017 12:25 pm by

Quien pensó que con la salida del portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer –después de solo seis meses en el cargo–, y los constantes ataques del presidente a través de Twitter contra su propio fiscal general, Jeff Sessions, se había llegado al punto más bajo posible, se ha equivocado, nuevamente.

Los ataques de Scaramucci contra el jefe de Gabinete, Reince Priebus, (nota del editor: después de escrito este artículo de opinión, Reince Priebus ha sido reemplazado por el exgeneral John Kellyy el jefe estratega, Steve Bannon, son únicas por tres razones: el desprecio personal –más bien el odio hacia sus rivales– que se detecta en las palabras de Scaramucci no es solo escalofriante, sino también inusual, incluso para un miembro de alto rango del Gobierno de Trump. La ingenuidad e incompetencia de Scaramucci, quien en una llamada con el destacado periodista neoyorquino Ryan Lizza insultó a miembros de su propio equipo, rompe cualquier molde y marca nuevos rumbos.

Para leer:

Rusia exige que EE. UU. reduzca su personal diplomático tras sanciones

Fracasa última alternativa de Trump para derogar Obamacare

La tercera y decisiva razón por la que este episodio se asemeja más a películas de mafiosos como “Goodfellas” o a series del mismo género como “Los Soprano” es el hecho de que Scaramucci es precisamente el alter ego de Trump: como Trump, proviene de Nueva York, no tiene una influencia política profunda (apoyó a demócratas como Hillary Clinton o Barack Obama), es un orador seguro de sí mismo y, al igual que Trump, es un malabarista financiero.

Más gente como Trump

El nombramiento de Scaramucci –completamente inexperto en esta función– deja claro que este presidente no es capaz de aprender. Contrariamente, el nombramiento de Scaramucci muestra la convicción del presidente de que se necesita más gente como él para lograr sus objetivos con su estilo político.

Corresponsal de DW en Washington, Michael Knigge

Por esta razón, no es una sorpresa real que ahora sea más fácil enumerar a los líderes de los ministerios importantes y las oficinas gubernamentales que no tienen ninguna disputa con Trump, que viceversa. Solo con el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, parece Trump no tener ninguna querella. Por otra parte, Trump a veces lidera batallas abiertas y a veces silenciosas contra el fiscal general, Jeff Sessions, y el vicefiscal general, Rod Rosenstein, el secretario de Estado, Rex Tillerson, el secretario de Defensa, James Mattis, y el asesor de Seguridad Nacional, H.R. McMaster. Desde el principio, Trump promovió en la propia Casa Blanca una brutal lucha de poderes con frentes cambiantes, involucrando no solo a actores como Steve Bannon y Reince Priebus, sino también a miembros de su propia familia. Tampoco ha mantenido la mejor de las relaciones con el Congreso estadounidense.

Preocupación ante un imprevisto desastre

Con el estilo político de Trump de “comer o ser comido” no se puede, a largo plazo, gobernar con éxito una democracia como la de Estados Unidos. Trump y el partido Republicano todavía están firmemente en modo opositor a pesar de tener mayoría en el Congreso y de tener la presidencia; después de seis meses, no han logrado aprobar ni una sola ley importante. El caos paralizante y la asombrosa incompetencia de la Casa Blanca y el Congreso hacen que algunos observadores se preocupen por cómo reaccionaría este Gobierno ante una imprevista catástrofe.

Todo esto, sin embargo, no significa que bajo Trump solo exista una paralasis general. Aún cuando esta Administración sea incapaz de sacar adelante sus propias leyes, hay algo que sabe hacer eficazmente: destruir y causar confusión. Esto no solo se ha demostrado con el veto migratorio, la retirada del Acuerdo Climático de París, la prohibición de personas transgénero en filas militares y los cambios planeados para la neutralidad de la red y la regulación de los mercados financieros, sino también lo ha demostrado una y otra vez en su proyecto más importante: el de la autodestrucción.
 

  • Diez momentos curiosos del G20

    ¡Ay, Dios!

    Tras varias jornadas de duro trabajo como anfitriona de la cumbre del G20, a la canciller Angela Merkel nadie podrá cuestionarle que dé muestras de agotamiento. Porque de seguro eso le sucedió mientras escuchaba al presidente de Estados Unidos, Donald Trump: el cansancio le jugó una mala pasada. ¿O no?

  • Diez momentos curiosos del G20

    Música solidaria

    Shakira, Chris Martin (voz de Coldplay), Demi Lovato, Pharrell Williams y otros artistas dieron vida al concierto solidario organizado por “Global Citizen”, una entidad que busca convencer a los dirigentes mundiales de la necesidad de trabajar para sacar de la pobreza a los más pobres. Al acto asistieron el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el presidente de Argentina, Mauricio Macri.

  • Diez momentos curiosos del G20

    Vecino de compras

    Este joven se volvió viral con su letrero que dice “Soy vecino y quiero ir al supermercado Edeka. Gracias”. La inusual situación de Hamburgo, tomada por policías y manifestantes, sin dudas afectó la vida cotidiana de los habitantes de la ciudad, que tuvieron dificultades para incluso salir de compras en su propio barrio.

  • Diez momentos curiosos del G20

    Tengo que entregar una pizza

    El joven que conduce esa pequeña moto se llama Benjamin, tiene 28 años y el día en que se obtuvo la imagen tenía una misión: entregar una pizza. Para ello atravesó la masiva manifestación “Welcome to Hell” y llegó hasta el otro extremo, donde estaba la policía. “Dijeron que podía pasar”, declaró Benjamin más tarde. Para él todo era simple: “Tenía que entregar una pizza en la Hopfenstrasse”.

  • Diez momentos curiosos del G20

    Bebé mimado

    La gigantesca figura de Donald Trump instalada por Greenpeace frente a la Filarmónica de Hamburgo llamó la atención de quienes alcanzaron a verla. Trump es un bebé que destruye los planes para proteger el planeta y ensucia al globo terráqueo con petróleo. Una señal bastante clara de lo que piensan en ese grupo ecologista sobre las medidas adoptadas por Trump ante el cambio climático.

  • Diez momentos curiosos del G20

    Del barro al color

    Cientos de personas dieron forma a la acción “1.000 Gestalten” (“1.000 figuras”). Estas entidades deambularon por Hamburgo sin energía, anómicas y anémicas, hasta que en un momento determinado consiguieron destruir la capa de barro gris que los cubría para dar rienda suelta al color y alegría de la vida. Simboliza la necesidad del cambio, de pasar a la acción desde lo personal a lo grupal.

  • Diez momentos curiosos del G20

    Para tenerlos en casa

    Una tienda de mascotas de Hamburgo ofrecía, entre comida para perros, correas, camas y ratones de goma para divertir a los gatos, estas dos figuras: sin camisa y con un torso trabajado tenemos a Vladimir Putin. Con expresión molesta y cabello despeinado encontramos a Donald Trump. ¿Los habrá comprado alguien?

  • Diez momentos curiosos del G20

    Para protestar, todo sirve

    Las numerosas manifestaciones realizadas en Hamburgo para expresar malestar contra el G20 y sus políticas variaron desde lo colorido, pasando por lo artístico hasta llegar al vandalismo puro y duro. No es el caso de la muchacha de la imagen, que consideró oportuno sacar su cangrejo rojo a la calle para protestar con tranquilidad.

  • Diez momentos curiosos del G20

    Choque de miradas

    En estos encuentros entre dos de los hombres más poderosos del planeta, el lema parece ser que quien pestañea, pierde. Vladimir Putin y Donald Trump juegan a quemarse con la mirada en una postal de la primera reunión de ambos líderes, en el marco de la cumbre que se realiza en Hamburgo.

  • Diez momentos curiosos del G20

    Rompo esto y me voy

    Un manifestante pisa con afán destructivo una señalización de tránsito mientras, a escasos centímetros, un muro de policías se acerca para controlar los desmanes producidos por numerosos grupos de exaltados que aprovecharon las protestas contra el G20 para causar destrucción en la ciudad de Hamburgo.

    Autor: Diego Zúñiga