Opositores cubanos reivindican necesidad de que OEA aborde la crisis de la isla

Posted junio 4, 2018 2:08 pm by

(eurodermspa.info)

WASHINGTON.- La oposición cubana reivindicó la necesidad de que la Organización de Estados Americanos (OEA) preste atención a la crisis democrática que vive la isla, de cara a la 70 Asamblea General del organismo, que tendrá como protagonista a Venezuela.

En un acto paralelo a la reunión y auspiciado por la organización Freedom House, la opositora y activista cubana Rosa María Payá, actual presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, solicitó a los países miembros de la organización que, además de abordar la situación venezolana, tomen nuevas acciones sobre lo que ocurre en Cuba.

Payá, quien culpa al Gobierno cubano de la muerte de su padre, el disidente Oswaldo Payá (1952-2012), en un accidente de tráfico, insistió en la necesidad de que el foro interamericano dé pasos para poner fin a la represión y la falta de libertades en Cuba, pese a que el país lleva décadas fuera de la organización.

La activista llamó a “abordar con urgencia una estrategia conjunta en la OEA” y de la mano de “las democracias de las Américas” en “apoyo al pueblo cubano”, y también por el bien del continente, dada “la inestabilidad política que el régimen también causa en la región”, dijo en alusión a Nicaragua y Venezuela.

La joven apuntó a la infiltración de los servicios de inteligencia cubanos en esos países y su fuerte influencia en ellos, así como el aprovisonamiento que Venezuela brinda a Cuba pese a sufrir una graves crisis económicas para mantener el sistema comunista.

Payá consideró que después de 60 años del Gobierno de los Castro, la “inacción de la comunidad internacional, y en algunos casos” la propia OEA, ha provocado que aun hoy las consecuencias para el pueblo cubano sean “devastadoras”, y destacó la necesidad de recuperar un sistema democrático que no se ha recuperado con la llegada del nuevo presidente, Miguel Díaz-Canel.

Así, Payá instó a que la OEA y sus Estados no reconozcan como representantes del pueblo cubano a los miembros de la Asamblea Nacional cubana ni al propio Díaz-Canel por no haber sido elegidos bajo un sistema con garantías democráticas.

Por otra parte, también pidió que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicite su entrada a la isla “para estudiar y emitir un informe sobre la situación de los derechos humanos y las libertades en el país”, además de que la OEA exija el fin de la represión y la liberación de presos políticos.

Al acto, en el que también se abordaron las precarias condiciones democráticas de Nicaragua y Venezuela, no pudo asistir finalmente el secretario general de la OEA, Luis Almagro, por motivos de agenda, pero sí lo hizo el embajador de EE.UU. ante la OEA, Carlos Trujillo.

En su turno de palabra, Trujillo reconoció que el caso venezolano ha robado el protagonismo a otras crisis como la de Cuba y la de Nicaragua, y aseguró que la organización debe seguir los mismos pasos con La Habana que con Caracas.

“¿Por qué Cuba no se merece lo mismo que lo que estamos exigiendo al régimen de Maduro? ¿Por que cuba es diferente? Es algo que tiene que cambiar, tiene que cambiar en la OEA”, apuntó.

A juicio de Trujillo, los países de las Américas tienen que “aceptar que Cuba es la madre de todo mal” en lo que se refiere al debilitamiento de la democracia en el continente y las violaciones de derechos humanos.

El embajador estadounidense ante el organismo consideró que tras abordar lo que sucede en Venezuela, capítulo central de la orden del día de la Asamblea, la OEA tiene que atender el problema cubano”.

“Si hablamos de Venezuela y hablamos de los abusos de derechos humanos, hemos de hablar de Cuba”, aseguró.

Trujillo se refirió también en una entrevista con Efe a ese asunto, e indicó que el organismo debe trabajar también para denunciar “los crímenes de lesa humanidad” que haya cometido el Gobierno cubano, así como se denunciaron recientemente lo que a juicio de la OEA se ha dado en Venezuela.

La Asamblea General de la OEA, su foro político más importante, celebrará su periodo de sesiones el 4 y el 5 de junio en Washington.

(EFE)