Países de OTAN cierran paso a avión de vice primer ministro ruso

Posted julio 28, 2017 11:04 pm by

Rumanía y Hungría, miembros de la OTAN, prohíben la entrada en su espacio aéreo del avión en que viajaba el vice primer ministro de Rusia, Dmitri Rogozin.

El avión, que se estaba quedando sin combustible, tuvo que dar la vuelta y aterrizar en el aeropuerto bielorruso de Minsk, ha informado en un comunicado la compañía aérea rusa S7.

“La torre de control de Bucarest (la capital de Rumanía) se comunicó con el avión para comprobar la lista de pasajeros y confirmar que a bordo viajaba la delegación (rusa). Prohibieron al avión entrar en su espacio aéreo”, ha explicado hoy viernes a la agencia rusa de noticias Interfax el propio Rogozin, sancionado por la Unión Europea (UE) por su supuesto papel en la crisis de Ucrania.

Los pilotos se comunicaron con Budapest (la capital de Hungría) para pedir un aterrizaje técnico a fin de repostar combustible, pero Hungría también negó la entrada en su espacio y el aterrizaje, ha añadido.

A bordo había 165 pasajeros, entre ellos 11 niños, que tuvieron que descender a tierra en Minsk, ciudad hasta donde permitió llegar la cantidad de combustible que portaba el avión.

Las autoridades rumanas pusieron en peligro la vida de los pasajeros, entre los que había mujeres y niños. Sólo había combustible para llegar a Minsk. Lo pagarán”, indica el vice primer ministro de Rusia, Dmitri Rogozin.

Creen posible que el bloque militar dirigido por EE.UU. se esté preparando para entrar en guerra contra la Federación Rusa.

 

“Las autoridades rumanas pusieron en peligro la vida de los pasajeros, entre los que había mujeres y niños. Sólo había combustible para llegar a Minsk. Lo pagarán”, ha tuiteado Rogozin.

El avión del presidente ruso, Vladimir Putin, también evitó a principios de este mes sobrevolar los cielos de los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para participar en la cumbre en Alemania del G20.

Desde el surgimiento de la crisis en Ucrania en 2014, la Alianza Atlántica experimenta un empeoramiento de sus relaciones con Rusia hasta niveles no vistos desde la Guerra Fría. El bloque occidental afirma que Moscú tiene planes de expansión en Europa para recuperar su dominio imperial de la era de la Unión Socialista de Repúblicas Soviéticas (URSS).

En este contexto, la historia es especialmente importante. Rusia ha soportado durante siglos grandes invasiones de potencias occidentales como Suecia, Francia, Alemania y el Reino Unido. Por el contrario, el país euroasiático nunca ha intentado invadir Europa occidental, según reconoce el diario británico The Guardian.

alg/mla/tmv/mrk