Revelan cómo fue la llamada al 911 para denunciar la "casa de los horrores" de los Turpin

Posted junio 21, 2018 9:05 pm by

La llamada al servicio de emergencia 911 que puso al descubierto el infierno en que David y Louise Ann Turpin tenían a 12 de sus 13 hijos fue presentada en una vista preliminar del juicio contra la pareja.

 

Jordan Turpin, una joven de 17 años, escapó por la ventana de su casa en Perris, California, el 14 de enero, poco antes de las seis de la mañana.

 

Llevaba consigo un teléfono de su hermano, Joshua, y sabía que podía usarlo para llamar al servicio de emergencias 911 en caso peligro. Jordan creía que ella y sus hermanos necesitaban ver a un médico a causa de las pésimas condiciones de higiene de su casa.

 

 

Cuando la operadora le preguntó dónde estaba, le dijo: “No lo sé. Nunca he estado fuera. No sé los nombres de las calles”.

 

“La casa está tan sucia que a veces no puedo respirar. No nos bañamos. No sé si necesitamos ir al médico”.

 

“Somos 16 personas. Nos maltratan. Mis hermanos están encadenados”, agregó.

Jordan pudo darle el código postal, pensando que se trataba de la dirección. Traía un papel consigo, y logró recitarla. La operadora envió a dos agentes al lugar donde la valiente joven estaba.

 

Relacionado: 

Revelan detalles de la recuperación de los 13 hermanos Turpin

 

Al verla, estos quedaron sorprendidos: pesaba 97 libras y aparentaba tener apenas 10 años.

 

La llamada fue presentada en la vista preliminar del juicio contra David y Louise Ann Turpin.

 

Ambos enfrentan numerosos cargos de abuso contra 12 de sus 13 hijos: seis menores y siete adultos, en un rango de edades de 2 a 29 años. Sólo la menor parece haber escapado de los maltratos.

 

En la llamada, Jordan dijo que los hermanos se quedaron viviendo solos en Texas durante cuatro años pues los padres estuvieron ausentes todo ese tiempo.

 

El juez también vio fotos que tomó Jordan con el celular y en la que aparece su hermana Julissa, de 11 años, y Joanna, de 14, encadenadas a una litera y muy sucias.

 

En entrevista con los investigadores, Julissa dijo que su madre a menudo los golpeaba con el puño cerrado y luego con la mano abierta, declaró el ayudante del sheriff del condado de Riverside, Daniel Brown. La niña dijo que a veces la madre le halaba el cabello con tanta fuerza que la levantaba del suelo.

 

La niña también dijo que estaba “siempre hambrienta”.

 

Su desnutrición era tan severa que afectó también su desarrollo intelectual. El diámetro de su muñeca era del de un niño de cuatro meses y medio, dijo el investigador Patrick Morris. Era la que se hallaba en peores condiciones.

 

Joanna testificó que su madre la tiró por las escaleras cuando la atrapó en su habitación, testificó el investigador Brett Rooker de la Oficina del Sheriff del condado de Riverside.

 

“Dijo que estaba aterrorizada de su madre”, dijo.

 

Los niños eran alimentados con sandwiches jalapeños. La niña dijo que Louise Turpin compraba jugo de manzana, pero no se les permitía a los niños beberlo. En ocasiones la comida se le dañaba y la echaba a la basura sin ofrecerla a sus hijos.

 

Jordan dijo que la mantuvieron en la habitación con sus hermanas durante unas 20 horas al día, y que solo se le permitía salir para comer, usar el baño y cepillarse los dientes, dijo el oficial que la recogió tras la denuncia.

 

Si desobedecía le golpeaban la cabeza, tirar del cabello o recibir un golpe en la cara. Después de ver un video de Justin Bieber en un teléfono celular, su madre la ahogó, le dijo a Campos.

 

Además del abuso físico, dijo que su padre se bajó los pantalones, la agarró y la puso en su regazo. Ella trató de apartarlo, y él se subió los pantalones. Además trató de besarla en la boca varias veces.

 

La audiencia preliminar busca convencer al juez de que hay evidencia para sostener las acusaciones contra los Turpin. Ambos se declararon inocentes.