Rusia advierte a Polonia de demolición de monumentos de URSS

Posted julio 19, 2017 2:39 am by

Rusia advierte a Polonia de las consecuencias que acarreará la aprobación de una ley que prevé demoler los monumentos soviéticos.

“Esta indignante provocación, armada intencionadamente por Varsovia, no quedará impune”, ha manifestado este martes el Ministerio ruso de Exteriores a través de un comunicado.

De este modo, la Cancillería rusa ha reaccionado a la decisión tomada el lunes por el presidente polaco, Andrzej Duda, de aprobar cambios a la ley contra el comunismo, ratificada el pasado 22 de junio en el marco de la legislación nacional para la prohibición de la propaganda comunista o de cualquier otro régimen totalitario.

En virtud de la ley, que entrará en vigor tres meses después de la firma, se establece un periodo transitorio de 12 meses para realizar los cambios relevantes o desmontar unos 230 monumentos de la época soviética.

En este contexto, Moscú ha dicho que Varsovia viola los compromisos internacionales que derivan de los acuerdos ruso-polacos de 1992-1994 y que obligan a las autoridades de Polonia a cuidar y proteger los monumentos en cuestión, que se remontan al tiempo de la antigua URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas).

La nota de la Cartera rusa reza que las autoridades polacas entienden bien que la demolición de estos monumentos es una ofensa tanto al pueblo ruso como a los pueblos que habían integrado la antigua URSS, y luchado por la vida y libertad de los pueblos de Europa, incluidos los polacos, añade.

Esta indignante provocación, armada intencionadamente por Varsovia, no quedará impune”, según el comunicado de la Cancillería rusa.

Monumento conmemorativo a los soldados soviéticos en el cementerio militar soviético de Varsovia, capital de Polonia.

 

A principios del mes en curso, Nikolai Jaritonov, diputado comunista de la Duma Estatal —la Cámara baja del Parlamento ruso—, pidió la ruptura de relaciones con Polonia por la aprobación de la aludida ley y, además, exigió una respuesta inmediata de Moscú al texto recién ratificado por el Seim (Parlamento polaco).

No es la primera vez que Rusia tiene problemas con otros países que intentan borrar la existencia del comunismo. En mayo de 2014, la Cancillería rusa arremetió contra el Parlamento de Ucrania (la Rada Suprema) por excluir a los diputados del Partido Comunista de una sesión a puertas cerradas, calificando el acto de golpe a la democracia.

ftn/anz/tmv/rba