Rusia lanza ‘fuego infernal’ al mercado para combate en desierto

Posted julio 25, 2017 7:46 am by

El Ejército ruso recibirá próximamente ’fuego infernal’, un nuevo sistema lanzallamas autopropulsado adaptado para operar en terrenos desérticos.

El nuevo sistema de misiles termobáricos con líquido inflamable Tochka estará en manos del Ejército ruso a partir de 2018, según anunció el lunes Nikolai Makárovets, el diseñador jefe de la empresa rusa Splav, especializada en el desarrollo de este tipo de armamentos.

“Es un (sistema) que representa una evolución del proyecto Solntsepiok, pero a diferencia de este, no utilizará vehículos de oruga. La experiencia con sistemas lanzallamas en zonas desérticas ha demostrado que un chasis sobre ruedas es preferible”, anunció el ingeniero en la exposición aeroespacial MAKS-2017 recién clausurada en las afueras de Moscú.

El sistema Tochka además será suministrado a diversos países de Oriente Medio, donde los sistemas similares al Solntsepiok gozan de una alta popularidad desde que el Ejército de Irak los empleara en su lucha contra los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe) en su territorio, según cita la agencia de noticias rusa RIA Novosti a Makárovets. Recordemos que estos misiles también han sido avistados en Yemen.

Es un (sistema) que representa una evolución del proyecto Solntsepiok, pero a diferencia de este, no utilizará vehículos de oruga. La experiencia con sistemas lanzallamas en zonas desérticas ha demostrado que un chasis sobre ruedas es preferible”, anuncia el diseñador jefe de la empresa rusa Splav, Nikolai Makárovets.

El Ministerio ruso de Defensa ha difundido un vídeo del lanzamiento de misiles tácticos Tochka-U como parte de maniobras en el sur del país.

 

Los antecesores de este sistema son los sistemas pesados de lanzamisiles incendiarios TOS-1 Buratino y Solntsepiok, que están diseñados para destruir posiciones enemigas fortificadas y cuya capacidad destructiva es superada solamente por las armas nucleares tácticas.

Por otra parte, los sistemas de este tipo disponen de una batería de 24 misiles no guiados de calibre 220 mm, que se montan sobre la plataforma del tanque T-72.

Los misiles termobáricos con líquido inflamable que usan no vuelan grandes distancias y su alcance no supera los 6 kilómetros, ya que la mayor parte de los tres metros que miden estos proyectiles no la ocupa el motor, como en el caso de los lanzamisiles múltiples Smerch o Tornado, sino la propia carga explosiva.

snr/ncl/snz/hnb