Tensión con Palestina persiste pese a flexibilización de Israel

Posted julio 27, 2017 3:46 am by

Pese a la flexibilización de Israel respecto de las medidas de seguridad en la Explanada de las Mezquitas, que la semana pasada había generado protestas y cruentos enfrentamientos con los palestinos en Jerusalén este, persiste la tensión en la convulsionada zona.

Es que las autoridades palestinas mantuvieron este martes el boicot en ese lugar santo del islam de Jerusalén Este, ocupado por Israel, a pesar del retiro de los detectores de metales en la entrada.

“No se entrará en la mezquita Al Aqsa en la Explanada hasta que un comité técnico del waqf (el encargado de administrar los bienes musulmanes) realice una evaluación de la situación”, indicaron distintas fuentes.

El propio presidente palestino, Mahmud Abás, afirmó que se mantendrá la suspensión de la coordinación de las relaciones con Israel. “A menos que todas las medidas vuelvan a ser como estaban antes del 14 de julio, no habrá cambios”, indicó Abás en un discurso.

La decisión israelí fue adoptada este lunes, como consecuencia de intensas gestiones diplomáticas internacionales, por temor a que los serios incidentes ocurridos al final de la semana pasada pudieran ampliarse al resto de los territorios palestinos.

La resolución del gobierno israelí de retirar los detectores de metales coincidió con la llegada a Israel del negociador para Medio Oriente del presidente estadounidense, Donald Trump, Jason Greenblatt.

Además, se concretó luego que trascendiera la posición del enviado de Naciones Unidas para esa región, Nickolay Mladenov, sobre la importancia de encontrar una solución al problema antes de este viernes.

Los enfrentamientos, ocurridos la semana pasada entre manifestantes y las fuerzas de seguridad israelíes, dejaron cinco palestinos muertos y decenas de heridos en Jerusalén.

Además, el viernes pasado un palestino entró a la vivienda de una colonia y asesinó a tres miembros de una familia israelí.

En tanto, en las primeras horas de este martes un grupo de operarios comenzó a desarmar los detectores en una de las entradas de la explanada.

Desde hace varios días y en clara señal de protesta, cientos de musulmanes habían decidido rezar en el exterior, donde varios miembros de las fuerzas de seguridad israelíes seguían vigilando la entrada del lugar santo, también para el judaísmo, y con el nombre de Monte del Templo.

Los detectores de metales habían sido instalados el pasado 16 de julio, dos días después de la muerte de dos policías por parte de tres árabes israelíes, que según los autoridades escondieron sus armas en la explanada.

El gabinete del primer ministro Benjamin Netanyahu aceptó entonces “la recomendación de todos los organismos de seguridad de reemplazar la inspección mediante detectores de metales por una inspección de seguridad basada en tecnologías avanzadas y otros medios”.

Erdogan interviene en el conflicto

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también se permitió intervenir en el conflicto en Medio Oriente al exhortar este martes a los musulmanes de todo el mundo a visitar y proteger Jerusalén.

“Querría lanzar un llamamiento a todos mis conciudadanos y a los musulmanes del mundo entero: que todos los que tengan medios hagan una visita a Jerusalén, en la mezquita Al Aqsa”, sostuvo el mandatario turco.

“Protejamos todos juntos Jerusalén”, añadió el gobernante.

Por su parte, el embajador palestino ante la Organización de Naciones Unidas reclamó con insistencia que sean eliminadas todas las medidas de seguridad tomadas por Israel en Jerusalén.

“La moderación es urgente”, declaró Riyad Mansur, representante palestino, en un debate sobre Medio Oriente en el Consejo de Seguridad. Además, Mansur pidió que se continué desplegando “todos los esfuerzos para restaurar el histórico statu quo en el complejo de la mezquita de Al Aqsa”.

Para el diplomático, eso requiere “el levantamiento de todas las medidas” que vulneren esa situación.
“Tenemos que advertir una vez más sobre los peligros de estas provocaciones e incitación y la alimentación de otro ciclo de violencia”, dijo Mansur.

A su vez, el embajador israelí en la ONU, Danny Danon, defendió las acciones de su país y dijo que solo pretendía garantizar la seguridad en los lugares de culto, además de culpar a los palestinos por la situación de violencia.

Por su parte, Jordania, encargada de gestionar los lugares santos musulmanes en Jerusalén, anunció este martes un acuerdo con Israel sobre el acceso a la Explanada de las Mezquitas, que generó incidentes al final de la semana pasada.

Fuente: El Observador y agencias