Trump reaviva viejas acusaciones en su contra al criticar a Franken por su conducta sexual inapropiada

Posted noviembre 18, 2017 3:51 am by

El presidente
Donald Trump no dejó pasar la oportunidad de lanzar una piedra al tejado del senador
Al Franken, quien es acusado por una presentadora de TV de haberla besado y tocado sexualmente sin su consentimiento, y publicó en su cuenta Twitter dos comentarios en los que sugiere que la conducta de demócrata pudo haber sido peor de lo que él mismo reconoce.

La intervención del presidente no es inesperada, considerando que suele comentar sobre casi todo en su hiperactiva cuenta Twitter, pero si es sorprendente por cómo contrasta con el prudente silencio que ha mantenido en el caso del candidato republicano a senador por Alabama, Roy Moore, a quien varias mujeres acusan de “conducta inapropiada” cuando ellas eran menores de edad (una de ellas de asegura que la atacó sexualmente).

Y es más notable aún porque, en su caso, se trata de un hombre comentando sobre unas acusaciones que suenan muy similares a algunas que se le han hecho a él en el pasado. Así, cuando Trump critica a Franken
algunos dicen que equivale a ‘nombrar la soga en la casa del ahorcado’, como reza el dicho.

Durante la rueda de prensa de este viernes, la portavoz Sarah Huckabee rechazó que pueda haber un paralelo entre el caso de Franken y el del presidente, primordialmente porque “Franken ha reconocido su conducta y el presidente no acepta ninguna culpa”.

Para Huackabee, el que Trump ganara las elecciones debería zanjar el debate en torno a Trump, obviando que el team no es asunto para ser resuelto en la opinión pública sino, eventualmente, en tribunales.

Pero si la foto de Franken habla más que “mil palabras” como dice el presidente en su tuit,
muchos recordarán cómo el año pasado fueron unas palabras grabadas del propio Trump antes de un programa de televisión en 2005 explicando en términos muy vulgares cómo podía tocar a las mujeres ayudado por su fama, las que reforzaron una imagen de misógino que le sigue acompañando.

La grabación la destapó
The Washington Post y Trump no negó su autenticidad. “Esto son las típicas bromas que hacen los hombres en los vestuarios, una conversación privada que tuvo lugar hace muchos años”, dijo en un comunicado. “Bill Clinton me ha dicho cosas mucho peores en el campo de golf. Me disculpo si alguien se ofendió”.

“Fake news”

En total, unas 12 mujeres han acusado a Trump de haber tenido con ellas algún tipo de “conducta sexual inapropiada”, desde toqueteos o caricias eróticas injustificadas, palpadas o simplemente entrar sin avisar a vestidores durante certámenes de belleza cuando las concursantes estaban sin ropa.

A medida que iban surgiendo los señalamientos a lo largo de la campaña, el entonces candidato iba negando las acusaciones. En alguna ocasión explicó que esas mujeres “no habría sido mi primera opción”, dando a entender que no eran dignas de será acosadas porque no serían tan hermosas como las que él gustaba cortejar.

Todas esas historias se ventilaron durante a la campaña electoral, y aunque tras la famosa grabación de voz de Trump antes de un programa de
Access Hollywood los principales líderes republicanos condenaron la manera procaz de referirse a las mujeres que exhibía el magnate devenido en político,
nadie pidió su renuncia, como sucede hoy con Moore.

Aquellas denuncias no llegaron a ser presentadas en una corte y el candidato tampoco cumplió su amenaza de demandar a sus acusadoras por supuesta difamación.

Pero con el cambio que se ha registrado en los últimos meses, particularmente tras el estallido del escándalo del productor de Hollywood Harvey Weinstein, en la manera cómo se tratan este tipo de denuncias sobre comportamientos sexuales agresivos por parte de algunos hombres, hace revivir los señalamientos contra el hoy presidente.

Los principales líderes republicanos aseguran no tener razones para dudar de las mujeres que han acusado de “conducta sexual inapropiada” a Roy Moore, candidato de su partido a senador por Alabama y algunos han incluso pedido que desista de la competencia.

El miércoles, durante un intercambio con la prensa, se le preguntó a Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, si él daba el mismo crédito a las mujeres que han denunciado a Trump que a las que señalan a Moore.

Este jueves, una de las mujeres que dice haber sido agredida sexualmente por Trump en 2005, la periodista Natasha Stoynoff dijo a la revista
People que siente que el caso contra el presidente está “aguantado (…) se está cocinando con la tapa puesta, como una olla de presión. Pero ahora que el fuego está encendido para hervir, la tapa saltará por los aires”.

El mes pasado, la secretaria de prensa Sarah Huckabee aclaró que la posición oficial de la presidencia es la del mandatario, es decir, que los señalamientos son ‘fake news’ (noticias falsas) y que todas las supuestas afectadas mienten.

En redes sociales se ha creado la etiqueta #Trumptoo (Trump tambien), una evolución de la #MeToo (Yo también) que se hizo viral apenas se empezó a conocer el alcance de la conducta de Harvey Weisteein y que hasta ahora ha llevado a decenas de mujeres y algunos hombres a denunciar casos similares en otras áreas profesionales, incluyendo la política.

Summer Zervos fue una de las uacute;ltimas mujeres que dio detalles sob...