Una batalla política deja a cientos de miles de dreamers al borde de la deportación

Posted febrero 8, 2018 4:48 pm by

La líder demócrata, Nancy Pelosi, comenzó a hablar ante la Cámara de los Representantes a las diez de la mañana. Más de ocho horas después seguía hablando, defendiendo a los soñadores en lo que es ya el discurso más largo de la historia reciente de la Cámara. Concluyó poco después de las seis de la tarde, tras leer durante horas cartas escritas por estos jóvenes llegados al país de la mano de sus padres cuando eran niños, y que serán deportados si el Congreso no llega a un acuerdo antes del 5 de marzo.

 

El objetivo de Pelosi era forzar a los republicanos, que controlan la Cámara, a aprobar una ley que proteja a estos 800.000 jóvenes, acogidos al programa DACA hasta que el presidente, Donald Trump, decidió cancelarlo en septiembre. Y protestar además contra sus compañeros demócratas en el Senado. 

 

Hasta ahora, la estrategia de los demócratas pasaba por forzar al Partido Republicano a aprobar una medida que blinde de la deportación a los soñadores usando como palanca el cierre del Gobierno federal por falta de presupuesto. El dinero se agotará mañana si no hay acuerdo, y la anterior vez no lo hubo, lo que forzó un cierra de tres días; finalmente, los demócratas permitieron aprobar un presupuesto temporal con la promesa de negociar entre tanto una solución para los soñadores. Sin embargo, la Casa Blanca no aceptaría esta medida a menos que viniera dentro de una reforma completa del sistema de inmigración (que incluiría la construcción del muro en la frontera). Trump llegó a decir ayer que, si no hay acuerdo migratorio, bienvenido sea el cierre del Gobierno federal.

 

Sin embargo, el Senado ha llegado hoy a un acuerdo presupuestario de 300.000 millones de dólares para un plazo de dos años, que evitaría el cierre del Gobierno. Eso sí, no incluye una solución para los soñadores. El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, se felicitó por este pacto bipartidista. Pelosi, en cambio, montó en cólera e inició su discurso de ocho horas en la Cámara de Representantes.

 

El acuerdo presupuestario deberá ser aprobado ahora por la Cámara de Representantes, con la oposición demócrata y de parte del Partido Republicano. Si no lo logra, podría producirse el cierre del Gobierno federal. Si se logra, los soñadores seguirán sin una solución, a menos de un mes para la fecha límite.